TE INTERESA


Volver al resumen

01/09/2020

¿Los purificadores de aire eliminan el coronavirus?

No, los purificadores de aire no eliminan el coronavirus. Algunos podrían retenerlo, pero no serviría de nada si por tener un purificador olvidamos la distancia de seguridad o la desinfección con productos incluidos en la lista de virucidas del Ministerio de Sanidad.

Todo el mundo quiere acondicionar su negocio (peluquerías, farmacias, restaurantes, taxis, talleres) para garantizar la seguridad de clientes, empleados y la suya propia. Hay que agradecer el esfuerzo que están haciendo todos los empresarios, las pymes y más aún los autónomos. Todos estamos preocupados e incluso tenemos miedo, hemos perdido a mucha gente y queremos hacerlo lo mejor posible. Pero además de buena voluntad debemos tener espíritu crítico porque es precisamente en el miedo donde los vendedores de humo, los charlatanes y los estafadores echan sus redes para engañar a los más vulnerables.

¿Los purificadores de aire inactivan el SARS-CoV-19?

Hoy sabemos que ni las máquinas de ozono, ni las lámparas domésticas de luz ultravioleta ni los purificadores inactivan el coronavirus. Algunos purificadores retienen partículas de hasta 0,1 micras y podrían retener el virus. Pero, ¿esto serviría para algo de manera diferencial? La vía de transmisión principal del SARS-CoV-19 es a través de las gotículas que se exhalan al hablar, estornudar o respirar y que pueden contagiar al que tenemos al lado si está en un radio de unos dos metros. La segunda vía de contagio, aunque minoritaria, puede ser través de fómites, de objetos, superficies.

Ahora pensemos que estamos en una farmacia con un flamante purificador de aire. Si las personas que están en la farmacia no guardan la distancia de seguridad, el filtro no va a impedir que se contagien. Y si no desinfectas el mostrador y las mamparas con desinfectantes adecuados, el filtro purificador desde su rincón no va a impedir la posible transmisión del virus.

¿Y si instalo un purificador de aire por si acaso?

Los purificadores de aire tienen sentido en algunos lugares específicos, como clínicas dentales donde se generan constantemente aerosoles, gotículas de menor tamaño que sí podrían quedar en suspensión un tiempo. Pero en una farmacia, en una zapatería, esto no ocurre. Si aún así decides comprar uno para tu negocio, recuerda cambiarle bien los filtros cuando toca, no vayas a tener un problema. Y de tirarlos donde corresponde, no la vayas a liar, porque ahí en el filtro hay una concentración florida y hermosa de lo mejor de cada casa. Piensa por un momento que todos ponemos purificadores en nuestras casas, oficinas, negocios. Valora el gasto energético y el impacto medioambiental, sin tener ningún beneficio evidente. ¿Merece la pena?

¿Por qué triunfan los purificadores de aire?

Como en el caso de las máquinas de ozono y de las lámparas de luz ultravioleta, la primera razón es la comodidad. Limpiar con lejía es un rollo, huele y es mucho más cómodo tener una máquina mágica en la que apretar un botón para que desaparezcan nuestros problemas. Otra razón es el exotismo y marketing. Comer quinoa mola más que comer lentejas, igual que desinfectar con tecnología es mucho más cool, que desinfectar con lejía Conejo. Sin embargo, la lejía está incluida en la lista de productos virucidas recomendados por el Ministerio de Sanidad y ni el ozono ni la luz ultravioletas están. Otra razón es la necesidad de diferenciarnos. Si tengo una cosa cuqui y tecnológica para limpiar mi establecimiento me diferencio del de al lado, parecerá más seguro y vendrá más gente. Esto es injusto y genera locales de primera y de segunda con dispositivos sin evidencia. Finalmente está la desinformación. No todo el mundo tiene el mismo acceso a las fuentes oficiales y además confía en quienes le venden el producto o la máquina milagrosa.

El consejo de la boticaria
Seamos valientes, no policías de balcón ni de comercios, pero si alguien nos pregunta tengamos la valentía para decir que, en el momento actual, no hay evidencia de que las máquinas de ozono, las lámparas de luz ultravioleta o los purificadores sirvan frente al coronavirus. Si detectamos prácticas engañosas, denunciemos. Ahora mismo, la manera de frenar el virus es mantener la distancia de seguridad, el lavado de manos, el uso de mascarillas, la desinfección con productos de la lista de virucidas y demás medidas higiénicas indicadas por el Ministerio de Sanidad. Ánimo a todos.

Fuente:boticariagarcia.com



Volver al resumen