Menú escolar

Ninguno de los 622 menús escolares analizados cumple las recomendaciones del documento consensuado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), el Ministerio de Educación y las consejerías de Sanidad y Educación. Entre los ocho grupos de alimentos principales que se analizan, se detecta una ‘‘excesiva‘‘ presencia de alimentos ricos en hidratos de carbono y precocinados en detrimento de las legumbres, los huevos y la fruta. El exceso más habitual son los platos a base de hidratos de carbono, como el arroz, la pasta o las patatas, por el desequilibrio que genera frente a otros alimentos básicos, como las legumbres, a menudo por debajo de lo deseable. Otro alimento ‘‘demasiado‘‘ presente son los precocinados, como las croquetas o las empanadillas, bien recibidos por los escolares, pero con una calidad nutricional baja y que sustituye a otros alimentos proteicos ‘‘más interesantes‘‘, como los huevos o el pescado azul.

Aunque las medias de consumo de verduras son adecuadas, casi siempre se elaboran en forma de puré (46%) o de ensaladas (43%), que, según comentan los padres, a menudo se quedan sin tocar en el plato, por lo que la organización insta a los colegios a ofrecer más verdura entera, a ser posible de temporada. Para redondear, señala que debería haber mayor presencia de alimentos integrales y no solo pan, también arroz y pasta integrales, ‘‘y cuidar mejor el equilibrio de los menús con las guarniciones‘‘.

PEORES RESULTADOS EN LA COMIDA ELABORADA FUERA DEL CENTRO El estudio no observa diferencias de calidad en los menús según el tipo de centro o el coste del menú, que varía entre los 96 euros al mes de los públicos y los 146 euros al mes de los privados, pero sí en función de dónde se cocinan, ya que hasta un 55% los menús son muy desequilibrados cuando llegan, ya preparados y calientes, desde una empresa externa, ‘‘la llamada línea caliente‘‘. Cuando el envío se realiza en frío, un par de veces a la semana (línea fría), los resultados ‘‘no son mucho mejores‘‘: el 46% los menús tampoco cumplen las recomendaciones para la mitad de los ocho grupos de alimentos principales. Los resultados ‘‘menos malos‘‘ se dan cuando hay una cocina en el centro escolar que se encarga de la elaboración, ya que en estos casos el 39% los menús son muy desequilibrados. La OCU recuerda que en España hay un 40% niños y niñas con sobrepeso u obesidad, por lo que exige aprobar el Real Decreto de Alimentación Escolar, consensuado desde 2010 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), el Ministerio de Educación y Formación Profesional y las consejerías de Sanidad y Educación. En cualquier caso, destaca la importancia de ‘‘seguir unos hábitos de vida saludables, también a través de la práctica del deporte, ya sea durante el horario escolar o fuera de él‘‘. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud advierte de que el 81% los niños y adolescente no realiza al menos 60 minutos de actividad física, lo que aumenta el riesgo de sufrir diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.